Prevenir y tratar la diabetes en niños en el Día Mundial de la Salud

Prevenir y tratar la diabetes en niños en el Día Mundial de la Salud

Cada 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, para conmemorar el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud, en 1948. Cada año, la agencia sanitaria más importante escoge un tema para llamar la atención sobre él. La OMS en esta edición le prestará particular atención a la diabetes: intensificar la prevención, mejorar la atención y reforzar la vigilancia.

La diabetes no sólo es una enfermedad de adultos, los niños también la padecen, tanto es así que es la segunda enfermedad crónica más común en la infancia. Con el aumento del índice de obesidad infantil, los casos de diabetes infantil han aumentado de forma extraordinaria en los últimos años. Es más, los estudios nos dicen que la diabetes, a pesar de ser una enfermedad mundial, tiene más prevalencia en países con ingresos bajos y medianos.

Es una enfermedad crónica y se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina, una hormona que regula el azúcar en la sangre y nos aporta la energía necesaria para el correcto funcionamiento del organismo. Sobre esta enfermedad, la Organización Mundial de la Salud nos informa que:

– Está aumentando de forma alarmante en países de ingresos bajos y medios.
– Muchos casos de diabetes se pueden prevenir adoptando medidas saludables como mantener llevar una buena alimentación y realizar actividad física.
– La diabetes tiene tratamiento y se ha de educar a la población para poder controlarla.

Con esta campaña la OMS pretende concienciar sobre la importancia de crear acciones para hacer frente a la diabetes, para poder diagnosticarla y atender correctamente a quienes la padecen.Todos estos esfuerzos son básicos para poder alcanzar la meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 para 2030, que consiste en reducir la mortalidad prematura por enfermedades, como la diabetes, que no son transmisibles.

Cómo prevenir la diabetes en los niños
Se puede prevenir esta enfermedad a partir del nacimiento de los niños. La prevención puede empezar con la lactancia materna, evitando así la alimentación artificial, rica en azúcares innecesarios durante esta fase.
Para evitar la obesidad infantil y, también la diabetes, es necesario que los niños disfruten de una alimentación saludable así como de actividades físicas, evitando que lleven una vida sedentaria, permaneciendo mucho tiempo delante de la televisión, el ordenador o los videojuegos. Los niños necesitan una dieta rica en fibras y pobre en azúcar.
Lo ideal sería disminuir la ingesta de azúcares de absorción rápida como el azúcar refinado, moreno, cristal y de miel, y sustituirlos por los azúcares que ya existen en las pastas y frutas.

Consecuencias de la diabetes en los niños
La diabetes puede causar, a largo plazo, y si no es tratada debidamente, pérdida de la visión, infarto, hipertensión, derrame, impotencia sexual, enfermedades pulmonares e insuficiencia renal.
En los últimos años está disminuyendo la edad media de aparición de la enfermedad, mientras que hace unos años era más numerosa en la pubertad, cada vez es más frecuente el debut de niños menores de 6 años.
Por este motivo, es importante prevenir fundamentalmente la cetoacidosis, que es una complicación grave y conlleva un riesgo vital si no se trata de forma precoz. Puede presentarse tras un período durante el que los síntomas pueden ser leves y en ocasiones pasar desapercibidos o hacerlo de manera brusca, como ocurre en los niños más pequeños.
Además de los problemas a corto plazo, como la cetoacidosis, si no se mantiene un buen control metabólico en el transcurso de los años, también pueden presentarte complicaciones a largo plazo.

En este sentido, los autocuidados diarios que implica la diabetes son fundamentales para prevenir las graves complicaciones asociadas a la misma y que pueden comenzar a desarrollarse ya en la edad pediátrica, como ceguera, insuficiencia renal, amputaciones y enfermedades cardiovasculares, y que pueden evitarse siempre que exista un buen control de la diabetes.

En este sentido, los autocuidados diarios que implica la diabetes son fundamentales para prevenir las graves complicaciones asociadas a la misma y que pueden comenzar a desarrollarse ya en la edad pediátrica, como ceguera, insuficiencia renal, amputaciones y enfermedades cardiovasculares, y que pueden evitarse siempre que exista un buen control de la diabetes.

 

diabetes_en_ninyos-e1436914510848